Categorías
Deudas usura

Las trampas que hay detrás de un crédito

Son muchas las personas que acuden a las entidades financieras para solicitar un crédito y poder disponer de capital o para poder financiar la adquisición de algún producto.

Ahora bien son muy pocas las personas que realmente saben con claridad toda la información que están aceptando tras la firma. De esta falta de información y de la propia necesidad de los clientes se aprovechan las entidades financieras para poder llevar a cabo sus prácticas usureras.

En el artículo de hoy vamos a informar y dar unos pequeños consejos de cómo actúan estas entidades y las artimañas que se esconden tras una firma y que muchas veces desconocemos.

Hay entidades entre las que vamos a destacar a Vivus que ofrecen préstamos de una cuantía muy baja con un interés del 0%. Muchas personas se preguntan si esto es real y en caso de serlo quién soporta el 0% de interés, pues bien realmente es real y es la propia financiera quién aguanta ese porcentaje pero a cambio son cantidades muy pequeñas, que se devuelven habitualmente a mes vencido y lo que el cliente no sabe es que tras esa firma del primer préstamo, la financiera se asegura que en caso de haber un segundo el tipo de interés que cobrarán será desproporcionado.

A modo de resumen, estas entidades prestan dinero sin coste durante un mes, para posteriormente aplicar grandes intereses en caso de que el cliente vuelva a recurrir a sus servicios. Por supuesto estos intereses desproporcionados se pueden reclamar.

Hay otras entidades entre las que podemos mencionar a Cetelem y Cofidis que en multitud de ocasiones utilizan partners para financiar productos de los clientes de tal manera que ofrecen la posibilidad de financiar los productos a un interés del 0%. En estos casos la empresa vendedora es quién asume el interés de la financiación (pues de esta forma aunque paguen intereses están ganando mayor cuota de mercado y les sale rentable) y el cliente realmente obtienen un producto financiado sin intereses. Lo que sucede es que posteriormente los clientes reciben en sus domicilios tarjetas de crédito con un saldo disponible y un tipo de interés usurero.

Las entidades financieras suelen realizar un análisis de riesgo de los clientes cuando solicitan financiación de un producto de tal manera que saben cuál es la cantidad que el cliente podría asumir más allá del coste del producto financiado, para posteriormente ofrecerles tarjetas con intereses usureros.

Para finalizar recomendamos siempre que se vaya a solicitar un crédito negociar el tipo de interés TAE, si se dispone de nómina y de alguna propiedad se pueden utilizar en favor de nuestros intereses a la hora de negociar y si no se dispone de solvencia podemos utilizar las tablas del Banco de España para poder obtener un TAE razonable y legítimo en nuestro crédito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *